Reparación de turbocompresores

Check out our new online shop: https://shop.turbobalancer.com

Segunda vida. Primera elección

Reparación de turbocompresores – un negocio perfecto

Un mercado con futuro

Actualmente hay en Europa unos 230 millones de vehículos circulando por las carreteras y un tercio están equipados con turbocompresores. Según los pronósticos la cifra se duplicará para el año 2020. Los motivos de este rápido desarrollo hacia los motores con turbo se deben a las cada vez más estrictas normas de consumos y emisiones que se llevan a cabo principalmente mediante la reducción consecuente del tamaño de los motores. Para no tener que aceptar pérdidas de potencia en los motores de cilindrada reducida se recurre cada vez más al uso de los turbocompresores.

Aunque los turbocompresores están diseñados para una vida útil muy larga, de vez en cuando están sujetos a daños, a menudo debidos a un mantenimiento insuficiente o a influencias externas. La mayoría de las veces los turbos defectuosos se cambian demasiado rápido por piezas nuevas en los talleres mecánicos, algo que resulta innecesario, pues con los conocimientos correctos y el equipamiento adecuado, los turbocompresores se pueden reparar perfectamente.

La clave del éxito para un negocio prometedor

Quien emprende ahora la reparación de turbocompresores se beneficia de un mercado joven y en fuerte crecimiento. Las inversiones en la tecnología necesaria son viables, por lo que este negocio resultará rápidamente rentable para usted. Invirtiendo en una solución con visión de futuro, como el equilibrado, podrá obtener beneficios adicionales: con nuestras soluciones puede reparar también turbocompresores de vehículos comerciales, de construcción, motores náuticos pequeños y medianos o la industria de la aviación.

 

¿Por qué es tan importante el equilibrado?

A menudo nos preguntan por qué el equilibrado es tan importante para la calidad en la reparación de turbocompresores. Esto demuestra evidente muy pronto si se sabe que durante el funcionamiento, los turbocompresores alcanzan de 180 000 hasta 250 000 rpm (los que son muy pequeños incluso llegan a las 300 000 rpm). A estas revoluciones los menores desequilibrios causan fuertes vibraciones que se manifiestan a través de ruidos muy fuertes y que causan un estrés considerable en los cojinetes. La tolerancia permitida es de pocas milésimas de gramo, por eso cuando se reparan turbocompresores de alta calidad, con el fin de asegurar el funcionamiento muy silencioso y una vida útil prolongada se precisan medidas sofisticadas.

Al tal fin, se equilibran cuidadosamente a bajas revoluciones en la TBcomfort primero cada uno de los componentes y después el cuerpo central premontado. Esto reduce considerablemente el desequilibrio y es la base para el siguiente paso, el equilibrado del cuerpo central montado en la TBsonio. Sin un meticuloso equilibrado a menudo no sería posible introducir el cuerpo central montado en la tolerancia. O incluso peor: los cojinetes se dañarían o incluso se destruirían durante el equilibrado.

Finalmente en la TBsonio se equilibra el cuerpo central preequilibrado a una velocidad casi total y bajo condiciones de funcionamiento realistas. Después de compensar y de realizar un control, el cuerpo central está listo para una nueva vida prolongada bajo condiciones extremas.

Una inversión viable

Invertir en este negocio es viable, especialmente si ya se ha dedicado a la reparación de otros componentes: para volver a poner en funcionamiento un turbocompresor, además de algunas herramientas específicas del fabricante, como una chorreadora de arena, una máquina de limpieza y piezas de recuesto, se necesitan dos equilibradoras, y para su funcionamiento, una alimentación de aire comprimido. Con la equilibradora se consigue que el turbocompresor reparado alcance una calidad y fiabilidad comparable al de una pieza nueva.

Invirtiendo en una solución con visión de futuro, como el equilibrado, podrá obtener beneficios adicionales: con nuestras TBconfort y TBsonio puede reparar también turbocompresores de vehículos comerciales, de construcción, motores náuticos pequeños y medianos o la industria de la aviación.